La ausencia de un funcionario en el Congreso del Partido Comunista Chino deja una fuerte sospecha sobre la lucha interna

El mandatario chino Xi Jinping en la sesión inaugural del 19º Congreso Nacional en Beijing el 18 de octubre de 2017. (Lintao Zhang/Getty Images)

El primer día del 19.º Congreso Nacional, el 18 de octubre, la reunión política más importante del calendario del Partido Comunista Chino (PCCh), hubo una ausencia destacada: Luo Gan, ex jefe de seguridad.

La ausencia de Luo es particularmente llamativa porque justo el día anterior había sido nombrado como miembro de la élite de 42 personas que conforman el Comité Permanente del “presidium” del Congreso Nacional. Todos los demás integrantes de este selecto grupo estuvieron presentes en el 19.º Congreso.

Al final del evento, el 24 de octubre, se dará a conocer la lista de candidatos para la próxima generación de la élite gobernante del PCCh.

El presidium está compuesto por ancianos del partido, así como por miembros del Politburó actuales y antiguos en la cúspide de la dirección. Sus asistencias simbolizan el apoyo al poder del líder chino Xi Jinping. Se espera que todos asistan.

De los 42 miembros del Comité Permanente del Presidium, el único que no se presentó fue Luo Gan.

Luo, de 82 años, fue jefe de la Comisión de Asuntos Políticos y Legales, el órgano del Partido Comunista que supervisa el vasto aparato de seguridad interna, de 1998 a 2007, y uno de los nueve hombres en el escalafón superior del poder del Partido como miembro del Comité Permanente del Politburó de 2002 a 2007. Fue capaz de ascender en la jerarquía porque ganó el favor del entonces líder del PCCh, Jiang Zemin.

Jiang y los que todavía le son leales -parte de la facción Jiang- se encuentran actualmente en una lucha de poder con Xi y sus seguidores.

(Foto: Luo Gan en el XVIII Congreso Nacional en Beijing el 14 de noviembre de 2012. (Goh Chai Hin/AFP/Getty Images)

Como uno de los secuaces de Jiang, la desaparición de Luo del presidium hace que los observadores especulen sobre lo que podría significar.

En 1999, Luo fue elegido personalmente por Jiang para llevar a cabo su campaña para perseguir a los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa. Con la popularidad de Falun Dafa, también conocida como Falun Gong, alcanzando en ese momento los 100 millones de practicantes, Jiang percibió la presencia de esta disciplina de la Escuela Buda como una amenaza para su gobierno autoritario y procuró erradicarla.

Luo, que supervisaba las instituciones estatales encargadas de hacer cumplir la ley, como la policía, los campos de trabajo, las cárceles y el sistema judicial, ordenó el arresto y la detención de cientos de miles de practicantes de Falun Dafa, que a menudo sufrían torturas y abusos mientras estaban encarcelados.

Fue fundamentalmente responsable de la creación de la Oficina 610, una policía similar a la Gestapo creada específicamente para perseguir a los practicantes de Falun Dafa.

En 2009, un juez argentino, el Dr. Octavio Aráoz de Lamadrid, dictó unaorden de detención contra Luo, aduciendo al genocidio y a la tortura como sus crímenes. Esa causa aún está abierta en los tribunales federales del país sudamericano. Otros países también iniciaron desde entonces demandas contra Luo y Jiang.

Bajo la campaña anticorrupción de Xi, muchos funcionarios de las facciones de Jiang fueron purgados.

Después de que Li Dongsheng y Zhou Yongkang -que ambos ayudaron a Jiang en la persecución a través de sus funciones como jefe de la Oficina 610 y jefe de la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos, respectivamente- fueron derribados por Xi, los observadores se preguntaron cuándo sería el turno de Luo.

(En esta foto tomada antes de julio de 1999, los practicantes de Falun Dafa practican los ejercicios en Shenyang, provincia de Liaoning, China. (Minghui.org))

En cuanto a la desaparición de Luo del último evento del Partido, Chen Simin, un analista de los asuntos contemporáneos en China, señaló la reciente purga de Wu Aiying, cuya caída fue anunciada al final de la séptima sesión plenaria del Comité Central el 14 de octubre. Se trata de reuniones obligatorias a las que asisten los altos funcionarios del Partido antes del Congreso Nacional.

Wu fue ascendida en su carrera a través del aparato legal del PCCh, y eventualmente sirvió como ministra de justicia.

Cuando Luo estaba a cargo de la Oficina 610, nombró a Wu para que se convirtiera en el líder de un grupo de “mantenimiento de la estabilidad” en la provincia de Shandong, un eufemismo para aplastar la disensión. Wu supervisó la persecución de los practicantes locales de Falun Dafa en ese momento. La no aparición de Luo en el presidium podría tener algo que ver con su reciente purga, sugirió el analista Chen.

Tampoco pasó desapercibido que muchos de los que alguna vez fueron aliados de Jiang no fueron invitados al presidium, entre ellos Hui Liangyu, ex viceprimer ministro, y Wang Lequan, ex miembro del Politburó y jefe del partido a cargo de la región de Xinjiang.

Muchos funcionarios de la facción de Jiang que se presentaron como delegados del congreso fueron ya depurados por Xi.

Mientras tanto, la orden de aparición en la lista de los asistentes al presidium también aludió a la lucha de poder.

El nombre de Jiang apareció después de todos los actuales miembros del Politburó -algo totalmente diferente del anterior Congreso Nacional, cuando su nombre se mostró justo después de Hu Jintao, el líder saliente del PCCh. Jiang, que ejerció un tremendo poder entre bastidores mientras Hu era nombrado líder, tenía su nombre delante del entonces primer ministro Wen Jiabao y de otros miembros del Politburó en ese momento.

Los observadores políticos ven esto como signos de que la influencia de Jiang sobre el PCCh se debilitó severamente.

Gu Qing’ er contribuyó con este informe.

Fuente

Deja un comentario